Mi paso por el programa Cuarto Milenio

Otro de los grandes momentos que puede generar la publicación de un libro es su repercusión. Llegó a Cuatro televisión. Uno de los colaboradores de Cuarto Milenio me contactó y me dijo: “Queremos que vengas a hablarnos de redes sociales y de tu libro. Hay muchos fenómenos interesantes y preocupantes de los que conviene informar y provienen de un lugar que conoces bien: las redes sociales”. Creo que pocas cosas me han hecho tanta ilusión como acudir al programa Cuarto Milenio del gran Iker Jimenez. Desde mi lado fan, he de decir que Iker es tan cercano y amable como vemos en televisión y desde el punto de vista profesional, Iker vive, sabe tanto y se implica en todo lo que nos cuenta cada semana que te atrapa rápidamente con la magia que desprende.

Mi aparición (real) en el programa de Iker Jimenez

Recuerdo que cada noche escuchaba sus programas para desconectar y relajarme, después de estudiar incalculables horas durante el día para la oposición de Inspectora de Policía. Sus misterios y aquellas historias mágicas a la par que aterradoras me envolvían en un estado de embriaguez mental que me hacían olvidar las penas y miserias de una oposición tan exigente. Recuerdo que una de las noches, me encontraba escuchando un podcast sobre psicofonías (sé que a algunos os gustan a pesar de lo que acojonan) y, de repente, la voz de Iker se difuminó en mitad de la emisión. Me hallaba tumbada, como siempre, sobre la cama, rodeada de oscuridad y ese silencio repentino de Iker me puso en alerta. “¡Qué raro! Se me ha debido de bajar el volumen porque ahora no escucho a Iker”,- pensé. De repente y con mi sentido del oído algo más agudo de lo normal para un estado letárgico escuché un estruendo pavoroso que debió ser el sonido de un portazo, un grito aterrador y una voz de ultratumba que me asustó tanto que elevó mi cuerpo a dos metros sobre el nivel de las sábanas. “Me cago en la leche”- pensé. ¡Qué sustó! Pues sí, habían iniciado la emisión de una psicofonía y ni me había enterado. Si me pasa ahora, del susto, no lo cuento. Y esa fue la última vez que escuché un programa de Iker a esas horas. Si es que… Pero lejos de cogerle miedo (bueno, algo sí), he seguido fiel a sus historias.

No podemos cambiar lo ocurrido pero si evitar que siga sucediendo.

Siempre fiel a sus historias hasta el día en el que tuve la suerte y la oportunidad de comentar una de ellas: el fenómeno de la Ballena Azul . Desgraciadamente, me hubiera gustado haber sido testigo de un suceso agradable pero las redes sociales están llenas de peligros y hay que informar.

Os dejo el enlace del programa interesante del pasado mes de abril donde pude cumplir uno de mis sueños. GRACIAS IKER y hasta pronto.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies