Cómo se utiliza el Bitcoin para blanquear el dinero procedente de un delito

Dos conceptos “on fire” complejos y difíciles de entender; de hecho, se habla a diario de ellos y pocos son los que conocen realmente sus implicaciones: Bitcoin y blanqueo de capitales. ¿Cómo utilizan los cibercriminales esta moneda virtual para blanquear dinero procedente de sus delitos?

Antes de comenzar a contar las posibilidades de esta mezcla explosiva conviene aclarar qué es exactamente el blanqueo de capitales.

El blanqueo, según el artículo 301 del Código Penal, sanciona al que adquiera, posea, utilice, convierta, o transmita bienes, sabiendo que éstos tienen su origen en una actividad delictiva, es decir, que lo que se pretende es evitar que se transformen ciertos bienes (principalmente dinero) obtenidos ilegalmente (procedente de la comisión de un delito anterior, el que sea) en dinero de apariencia legal (que el dinero se introduzca y se enmascare de forma natural en nuestras transacciones diarias).

Definido el blanqueo, vamos a trasladarlo al cibermundo, en su doble vertiente. Delitos cometidos a través de Internet y el empleo del Bitcoin, como moneda virtual más empleada.

No es objeto de este post explicaros el funcionamiento del Bitcoin (BT), pero sí que sepáis por qué y cómo se puede usar para blanquear dinero. Es una moneda descentralizada (no supervisada por terceros) basada en intercambios a través de Redes P2P (Redes Peer to Peer, similar al funcionamiento de BitTorrent). Los depositas en un monedero (“wallet”) que te tienes que abrir a través de un servicio web para PC o móvil (similar a una cuenta bancaria) y las transacciones (entre los que pagan o reciben) están cifradas y se anotan en una cadena de bloques (una contabilidad pública compartida) en la que el único dato que puedes ver para identificar la transacción es una función hash (un código alfanumérico de muchos caracteres).

Este código te permite trazar los movimientos de las transacciones pero no identifica a su titular por lo que, si has tenido que pagar tras ser extorsionado por el malware Ramsonware (el famoso malware que cifra tus archivos si no pagas un rescate), verás cómo se diversifica tu pago sin saber quién recibe el dinero de ese delito ni hacia dónde va. Por eso, lo hace tan atractivo para que los cibercriminales.

Suponemos que el malo está recibiendo Bitcoins en su/s monedero/s procedentes de cualquier delito precedente cometido a través de la Deep Web como la venta de droga, armas, recibiendo donaciones para la financiación del terrorismo o las multimillonarias extorsiones y daños informáticos del Ramsonware, y sus variantes.

Oferta de venta de drogas en la Deep Web

Una vez que tiene sus Bitcoins, un criminal, que usa la red TOR para enmascarar sus conexiones que permitan una posible identificación, no querrá cometer el estúpido error de ser identificado a través de alguna de las formas que emplee para convertir los Bitcoins anónimos en moneda de curso legal. Cómo no, recurre a las diversas formas disponibles para que la gente de bien que utiliza el Bitcoin los convierta en moneda de curso legal.

Oferta de servicios de sicarios en la Deep Web

¿Cómo puede cambiar su moneda virtual por moneda de curso legal?

Tendrá diferentes opciones. La primera y más atrevida es acercarse a un cajero automático de esta moneda o pagar en bitcoins a través de un datáfono en los sitios disponibles pero no son muy atractivos porque requiere presencia física. Podría utilizar mulas (intermediarios) que se coman el marrón de ser identificados a cambio de una comisión por cada transacción y correr el riesgo de ser delatados si éstos son detenidos.

También dispone y cada vez existe una mayor oferta, de servicios web “exchangers”, que facilitan la posibilidad de cambiar Bitcoins por otras monedas de curso legal, entre ellas euros o dólares, ésta última como la moneda más demandada. Cuando se desmanteló el primer gran mercado negro de la Deep Web “Silk Road”, el 30% de las transacciones anónimas de compras de bienes ilegales a través de Bitcoins se realizó en Estados Unidos con la venta de 1,2 millones de dólares; calderilla.

Sólo para las empresas “exchangers” con domicilio social en Estados Unidos es obligatorio (su normativa antiblanqueo así lo dispone) identificar al titular de la cuenta de Bitcoin con datos de identidad fehacientes en el momento de abrirse y disponer de una cuenta para intercambiar sus BT´s por moneda de curso legal. Algunos de estos exchangers pueden ser https://www.kraken.com/ https://exchange.btcc.com/?utm_source=itjuzi.com  https://bter.com/ o un convertidor de moneda virtual en moneda legal como https://coinmkt.com/

Captura de pantalla de la web de gambling https://bter.com/

Para el resto de ciudadanos (es decir, cualquiera que no tenga la residencia norteamericana), solo es necesario aportar fotocopias de los documentos de identidad. Como podréis intuir, no os voy a decir las veces que los usuarios se abren cuentas falsas con documentos falsificados, modificados o robados. Es fácil, por tanto, convertir Bitcoins en dinero y blanquear.

Requisitos para proceso de registro en web https://www.bitstamp.net/ de trading

Ni que decir tiene si el exchanger es (por poner un ejemplo) ucraniano o senegalés, no sometidos a ningún tipo de control (ni garantía) financieras ni el cambio exige ni de lejos tales verificaciones de identidad o las que tenga serán mínimas.

Requisitos para proceso de registro en web https://www.bitstamp.net/ de trading para un ciudadanos norteamericano

Lo mismo pasa con las webs de trading, que permiten comprar y vender bitcoins como si fueran acciones. En el momento que el criminal venda sus BT´s al precio que disponga, podrá distraerlos. Los requisitos para la apertura de una cuenta, la verificación del registro y la supervisión financiera para poder operar son los mismos que los anteriores.

Otra posibilidad son los casinos de juego virtual. De momento en España, el Bitcoin no está admitido como método de pago porque no es un sistema de pago centralizado ni regulado pero está en proceso de estudio. De todas formas, aunque se incluyera, los sistemas de verificación de cuentas e identidad que se incluyen en las webs de juego online con dominio “.es” son muy rigurosos por lo que sería poco probable que un criminal elija (aunque los hay) este cauce para blanquear. Lo tiene más fácil si recurre a una web de juego “.com” alojada en Islas de Man donde las comprobaciones son escasas.

Captura de pantalla de la web de gambling https://fortunejack.com/

No obstante, las webs de juego tampoco son una de las formas preferidas por el delincuente ya que las propias operadoras tienen mecanismos de detección del fraude y de patrones repetitivos que pueden evitar que ese “jugador” blanqueador siga operando en esas páginas para blanquear o que pueda ser sometido al mínimo rastreo por parte de las autoridades.

A la imposibilidad de trazar y llegar a un titular legítimo concreto de una cuenta de Bitcoin y sus transacciones, se suma la navegación a través de TOR que proporciona más aún un plus de anonimato. Luego, visto todo esto, no es de extrañar que algunos lancen sus maletas llenas de billetes al río para pasarse al mundo online.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies